Georgina Román

Georgina Román nació en Tuxtla Gutiérrez Chiapas en 1993. Estudio con la primera generación La Licenciatura en Creación Cinematográfica en la Universidad DESCARTES-UNAM en Chiapas y ha terminado sus estudios y realizado un Máster en Dirección Cinematográfica en la Escuela de Artes y Espectáculos TAI, en Madrid, España. Ha trabajado como Ayudante de Dirección y producción en Iralta Films, en la primer aplicación de realidad virtual subvencionada por el Ministerio de Cultura en la comunidad de Madrid y RTVE sobre el IV centenario de la muerte de Cervantes, entre otras producciones VR. Ha realizado varios cortometrajes en España, Italia y Holanda. Su primer largometraje documental Me lo ha dicho Virginia, ha ganado en el festival de FICUNACH 2015. Ha realizado practicas en Estocolmo en el área de Fotografía y Escenografía con Roy Andersson en Studio 24 y también ha trabajado como Logger en Spain in a Day de Isabel Coixet. Gracias a ese trabajo pudo ir y conocer a Jan Svankmajer en la producción de su película The Insects, en Praga. Actualmente es Directora y Fundadora de VRT Chiapas, que es el primer archivo de preservación VR y a la vez es una agencia de viajes en Realidad Virtual de Chiapas.

1.- ¿Qué piensas del desarrollo de la mujer en las artes?
Haciendo un análisis a mi archivo de cultura general, en la historia del arte, es verdad que conozco a más artistas hombres que mujeres, la difusión del trabajo de éstas, de las que no se sabe quienes son, ha quedado perdido y censurado, incluso por la misma idea que se tiene que antes no habían mujeres artistas y que sólo eran modelos o inspiración, yo creo que fue un problema de distribución y difusión en ese entonces, que por supuesto va de la mano del machismo y que por supuesto ese problema sigue existiendo y se agradece que en la actualidad existan salidas profesionales (empleo, distribución, preservación, difusión…) donde no se discriminen las obras de las mujeres, sin embargo el arte es un sentimiento que no se clasifica por
sexo, ni salario, si no por emociones, lo más primitivo que tenemos como humanxs.  Como creadora, he vivido la experiencia que algunos hombres no soporten el hecho de que tú puedas llegar a saber más que ellos y por eso intenten opacarte no dándote crédito. En cuanto detectes un síntoma de ellos, ¡huye!, lo único que hacen es entorpecer el proceso creativo.
Eso me paso cuando hice mi primer largometraje documental en Chiapas, era un equipo de 5 hombres chiapanecos y yo como directora y guionista, ellos me invitaron a participar en ese proyecto, en donde por primera vez viví el machismo en el ámbito “profesional” en Chiapas, paradójicamente el documental hablaba sobre un intento de feminicidio. Y hasta ahora, dos años después, ha sido frustrante, ya que ha sido un documental que lo he hecho con mucho amor y me han quitado el material y por lo tanto el documenta ha quedado inconcluso, aunque el documental haya ganado en un festival de Chiapas. Quizá vuelva a hacer ese documental, quizá no, quizá logre recuperarlo pero por lo pronto me quedo con la experiencia y satisfacción de conocer a la protagonista. Esto me ha vuelto a pasar en la producción de mis primeros videos de VRT, donde trabaje con un equipo de jóvenes programadores chiapanecos siendo la única mujer, no sé por qué algunos hombres se cierran con esa actitud envidiosa machista, tratando de inferiorizarte en todo momento, desde entonces cada que empiezo un proyecto, ruego que no me toque trabajar con este tipo de personas necias.

El machismo y feminismo son para necios y “necias”.

2.-¿Entorno a qué reflexiona tu obra?

La vejez, la niñez, la muerte, animales mamíferos, ovíparos y los insectos, la memoria, lo onírico… todo me causa curiosidad, pero siempre evito hacer cine con violencia, quiero decir, evito caer en el cliché del cine con armas, aunque me suele gustar el cine de “protesta política introspectiva”. Creo que nos bombardeamos de violencia todos los días y que existen temas y emociones en el mundo fascinantes que se explotan menos en la narrativa cinematográfica, tanto en ficción como documental.
En la escuela de cine, te enseñan a hacer cine reproduciendo guiones que hablan sobre secuestros, robos, muertes… siempre estuve en desacuerdo de aprender a hacer cine de esta forma, ¿por qué?, ¿por qué reproducir ese habito que nos acaba como humanidad? una cosa es abstraerlo y evidenciarlo como el cine de Amat Escalante y otra reproducirlo como el cine, lamentablemente, más taquillero que suele ser un porcentaje alto distribuido de Estados Unidos, en el que su objetivo es tener una imagen apoteósica del hombre, con un sentido y contexto equivocado desde mi punto de vista. También tuve profesores y profesoras que apuestan por un cine más introspectivo, personal, experimental y sincero con la humanidad, con ese tipo de cine me quedo.

3.- ¿Qué opinas de la escena artística en Chiapas?

Desconozco a ciencia cierta absolutamente toda la escena artística en Chiapas por la falta de distribución de su arte y la falta de mi interés por indagar más, justo ahora. Jaime Sabines y Rosario Castellanos suelen ser una referencia inmediata en el extranjero, sin embargo actualmente conozco a gente chiapaneca que ha hecho y está haciendo pensamientos maravillosos en varias partes del mundo y en varias partes de Chiapas y también hay personas en Chiapas que no necesariamente nacieron aquí, sin embargo han desarrollado su obra en el estado, tanto en la fotografía, pintura, música, literatura, cine… pero algo a lo que soy intolerante, no sólo en Chiapas, si no a nivel mundial, es que alguien se auto llame “artista”. He tenido la suerte de conocer a artistas a los que admiro y quiero mucho y que estando en Chiapas nunca imagine que realmente fuera posible conocerlos e incluso trabajar con ellxs. Fue ahí donde comprendí que ser artista para unos es una profesión y como tal apuestan a auto llamarse artistas con el fin de figurar en el medio, sin embargo a los artistas que he conocido y admiro, su profesión es un complemento a su arte, no suelen ir por ahí diciendo que ellos son artistas, ellos y ellas simplemente hacen lo que les apasiona y es entonces cuando lo que hacen se convierte en arte, es entonces cuando la gente les llama artistas, quiero decir, por favor no se autodenominen artistas y simplemente creen lo que sientan. En cuanto a políticas y apoyos a la escena artística en Chiapas, es evidente que los apoyos hacia instituciones cinematográficas, artísticas, culturales y demás ciencias y tecnologías, son muy pocos y a veces nulos, creo que falta mucho trabajo por hacer, no sólo es un problema económico, si no creativo e innovador de los representantes y las personas responsables de esas áreas. Como sociedad tenemos mucho que hacer y proponer. También me he dado cuenta que muchas personas con profesiones artísticas se quejan por el apoyo de gobierno o federal que no reciben, pero cuando hay becas, subvenciones o créditos, son muy pocos los que realmente se postulan. También un día me comentaron, que admiraban mucho a los mexicanos que luchan por salir de la ignorancia que abunda en el país. Aunque vivamos en un lugar con zonas naturales fascinantes, no somos primermundistas e incluso Chiapas es uno de los estado con más índice de analfabetismo… en el extranjero y aquí, eso se sabe y por tanto por eso admiran y admiro a las personas que luchan por salir adelante intelectualmente, en tiempos de opresión.

4.- ¿Qué otras disciplinas te interesaría explorar?


Comer más saludable, pero en México me es casi imposible.
Ser mamá… de monos arañas.
Y tener la disciplina de no desvelarme tanto.
En cuanto a disciplinas artísticas… me gustaría poder dedicarle más tiempo a la animación y a la creación de instalaciones audiovisuales.

5.- ¿Qué palabra utilizas con más frecuencia?
“Gracias”, “Tengo que enviar, hacer, llamar…”, “¡Ay Gina!”

6.-Menciona un momento del día que más disfrutes particularmente?
Cuando sueño, en verdad disfruto mucho soñar.

7.-¿Qué te alegra?


Soñar que puedes volar y darte cuenta que puedes controlarlo. Que te digan “sí”.
Estar sola, sin ruido. Ver a mi familia, viajar… me gusta mucho viajar. Conocer sonidos e imágenes que se vayan contigo a casa. Ir a museos, bibliotecas y en especial a las cinetecas y filmotecas de todos los rincones del mundo posibles y encontrarte con una película bonita.
También me alegra conocer y trabajar con gente apasionada y talentosa, que realmente hace las cosas con amor, no sólo su arte, si no su estilo de vida.  Saber que existe gente que te motive a salir adelante por que ellos y ellas lo han hecho o por lo menos lo han intentado.

8.- ¿Qué te indigna?
Deslealtad política y humana.

 

Cortometraje “Harriet no está en casa”

Pequeño drama fresco como lechuga que nos habla sobre la soledad y la memoria. Intentando retratar el tiempo muerto que existe después de recordar algo, representando el primer síntoma que es la mirada perdida. Pequeño lapso de tiempo que todo humano omite e intenta desechar en la memoria.

Duración: 4 minutos
Realizado en: Junio 2015
Lenguaje: Español
Categoría: Ficción
Género: Drama

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *